martes, 25 de septiembre de 2012

El problema...


es cuando no sabés si un tipo es muy hijo de puta o muy pelotudo.
Es decir, qué es más peligroso? ... no lo sé, realmente no  encuentro respuesta.

A mi por lo menos me pasa , que algo muy en el fondo de mi corazón quiere creer que ese ser no lo hace por maldad , sino porque es imbécil y no se da cuenta de las cosas.
Además (aunque no parezca), a veces,  soy buena, siempre creo que la gente no hace daño porque si, y lo justifico  con alguna cosa,( traumas familiares, cosas que le pasaron en la vida, etc) como que trato de comprender porqué actúa como actúa.

También creo que las personas , si se lo proponen , puede cambiar. Otra estupidez, no?

Hoy, a un cuarto de siglo de mi vida , me encuentro con esta dicotomía , y me digo , el problema es cuando yo no sé si  soy muy comprensiva , o muy pelotuda.





8 comentarios:

  1. Muchas mañanas me tomo el bondi con una vieja que siempre se quiere colar, se me tira encima, yo le tiro el cuerpo, etc.

    Mi vieja me dijo que la deje, que por ahí es enferma, o algo. Yo la mando a la mierda igual. No vale la pena preguntárselo: vivirlo y punto.

    ResponderEliminar
  2. La gente no cambia Juanita, a lo sumo reprimirá algunas cosas, pero siempre estará ahí.

    Los pelotudos somos peligrosos, pero los que disfrutan jodiendo a los demás son peores.

    ResponderEliminar
  3. Ayyyy, la verdad que te preguntás cada cosa vos! No sabés cuántas veces pensé que debía dejar de preguntarme lo mismo inmediatamente, y convertirme en un boluda no más...
    La gente no cambia, en mi experiencia por lo menos...
    yo prefiero un boludo que un hijo de puta, los segundos son los peores, porque si te lastiman sabiendo que lo están haciendo, vamos, son lo pior...

    ResponderEliminar
  4. Coincido con DON HUGO,la gente no cambia y agrego que tal vez puede lograr modificar algunos comportamientos,pero no es fácil,con un chasquido de dedos NADIE deja de ser ni pelotudo,ni hijo de puta...

    P.D.:La esencia no cambia JUANI,uno intenta comprender un mal accionar con ciertas excusas del tipo: 'poooobre no durmió' ó 'pooooobre tiene una vida de mierda'...
    ¿Sabes qué?
    TODO lo que le pase al otro ES SU PROBLEMA y eso NO justifica NADA malo que le quiera hacer a uno,digo 'quiera hacer',porque tod@s tenemos esos 10 segunditos para no proceder equivocadamente con el otro,mesplico??

    BESOS VACUNADOS
    Insisto con las SABIAS palabras de mi gurú de cabecera ALEJANDRO URDAPILLETA: LA GENTE ES HIJA DE PUTA y sanseacabó!!
    Gracias a la mudanza encontré la remera que me estampé con su frase,esperá que se venga el veranito y salgo a la vida con ella... =))))




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo voy a decir que ese "Don" me hace sentir un viejo choto.

      Bueno, un viejo, lo de choto es lo de menos.

      Eliminar
  5. El límite de la comprensión es la idiotez.
    Ya le dije que prefiero al pelotudo por definición.
    El hijo de puta, tiende a venir con malas intenciones encubiertas. Yo lo quiero lejos.
    Al pelotudo, lo tolero un poco más, a veces. Pero después, parafraseando a Terminator, "hasta la visto baby"

    ResponderEliminar
  6. Hola!!, te escribo desde el blog literario

    La Biblioteca de la Morgue,

    un blog en el que podrás encontrar reseñas literarias, críticas de películas, concursos y muchas secciones más, ¿Te unes?. Yo te sigo desde ya. Espero que te guste mi espacio ^^

    ¡Nos leemos!

    Bisous

    La Biblioteca de la Morgue

    ResponderEliminar
  7. Tenes 25 juana? De veras de veritas?

    MMhm, entre los extremos prefiero al pelotudo que capaz que te pisa un pie sin darse cuenta. Aunque para mí todos tenemos algo de pelotudos/hijos de puta.
    Y en cuanto al cambio, creo que la esencia de la persona nunca va a lograr cambiar. Hay cosas que pesan y se arrastran mucho desde la niñez. Ojo, nunca hay que perderr la esperanza. Con un poquito de esfuerzo pueden llegar a haber cosas que se puedan cambiar...

    ResponderEliminar